Arquitectura

Pasillo principal facultad de Arquitectura UNAM

¿Qué es una buena arquitectura? ¿Qué la define? ¿Qué característica nos lleva a calificar un ambiente agradable o «bueno»?

Cuando hablamos de la arquitectura como elemento reducido en forma o función nos quedamos con una visión limitada o incompleta de la realidad. El economista Hernan E. Dalí habla de una nueva teoría económica que nos da una idea de cómo pudiéramos trasladar una crítica hacia una obra arquitectónica más allá de su forma o su función. La relación directa que existe entre el objeto arquitectónico con su entorno inmediato.

Estracto de definición de vivienda de Alvaro Siza: «Por eso, considero heroico poseer, mantener y renovar una casa. En mi opinión, debería existir la Orden de Curadores de Casas y todos y cada uno de los años se adjudicaría la correspondiente mención honorífica y un elevado premio pecuniario.Pero cuando ese esfuerzo de mantenimiento no se hace aparente, cuando el saludable olor a cera de una casa, por otro lado bien ventilada, se mezcla con el perfume de las flores del jardín, cuando en ella nosotros –visitantes irresponsablemente poco atentos a los instantes de felicidad nos sentimos felices, olvidando nuestras angustias de nómadas bárbaros, entonces la única medalla posible es la gratitud, el silencioso aplauso; un momento de pausa, observando a nuestro alrededor, sumergiéndonos en la atmósfera dorada de un interior de otoño, al final del día».

Este simple acto de reconocimiento espacial de una situación social e histórica, en un contexto, es lo que puede interpretar una obra arquitectónica de manera más completa. Más allá de los elementos complementarios como: la composición de luz y sombra, la orientación, las vistas, circulaciones, que son elementos imprescindibles dentro de un programa arquitectónico.

Interpretar el contexto local o mundial nos lleva a una síntesis complementaria del análisis espacial, una postura, una ideología, que consciente o inconscientemente refleja en el plano físico de la obra, un manifiesto mudo de su realidad social.